Cuencos Tibetanos

 

Armonía En la Vida

El sonido que emite un cuenco cantor se introduce por los poros de su piel y activa su sistema nervioso. Al mismo tiempo despierta zonas de su cerebro que han quedado dormidas a causa de la insensivilidad colectiva. Un cuenco cantor le va  a ayudar a conectarse con la parte armónica de su interior y a extenderla por todo su ser.

La sonoterapia y terapia del sonido han sido usadas durante miles de años por todas las culturas del mundo para inducir estados de conciencia que permiten la sanación y el desarrollo de las potencialidades humanas. Esta práctica se basa en el principio de resonancia en el que una vibración armónica y saludable contagia a otra inarmónica y débil.

Para el buen uso del  Cuenco  no es necesario tener conocimientos previos de música. Solo una disposición a practicar y entrenarse  diariamente y de forma meditativa hasta lograr un sonido limpio.   

Vibra con la Existencia

Para Quien es el Cuenco Cantor 

  • Terapeutas del Sonido: El cuenco es una herramienta   claves de la terapia del sonido, ya que  el sonido que emiten tiene la  capacidad de armonizar y equilibrar la energía de las personas. Son una excelente herramienta para utilizar en las sesiones presenciales de terapia del sonido, tanto individual como grupal. También la grabación del sonido se puede utilizar para crear audios.
  • Sanadores holísticos y maestros del crecimiento personal: Excelentes herramientas para utilizar en combinación con otras técnicas de sanación. Sirve para desestresar, calmar la ansiedad y relajar al paciente.
  • Psicólogos y Psiquiatras: Producen un sonido que inducen a la mente a un estado meditativo, lo que facilita la apertura del paciente para el diálogo.
  • Personas interesadas en adquirir herramientas para la Sanación y el Crecimiento Personal.
  • Padres de familia: El Cuenco es un instrumentos excelente para  la armonía en el hogar, ya que introduce a la energía meditativa y equilibra la energía de un ambiente.

 

Los cuencos de Tibet o cantores (también conocidos como singing bolws , rin gongs, campanas del Himalaya o suzu gong) se clasifican como campanas estáticas. En lugar de ser colgado boca abajo, unido a un gancho, los cuencos cantores son compatibles con la base convexa. Si se solicita, el borde superior vibra, produciendo el sonido característico, dando origen a una resonancia de base (primer tono) y  un sonido de tres sobretonos o más, dependiendo de la fabricación del cuenco.
Según una investigación realizada por Joseph Feistein, los cuencos tibetano se utilizan tradicionalmente en Asia. La tradición de producir sonidos con campanas de bronce se remontan precisamente a la edad de bronce.
 El sonido de los Cuencos
Los cuencos tibetanos producen muchos matices de sonido, lo que da a este instrumento un sonido único que permite al cuerpo  sentir las vibraciones.

Quién y Para qué se utilizan las cuencos cantores?

Los cuencos cantores se utilizan para la meditación, en la música, terapias de relajación o para el bienestar personal. Son utilizados des de un gran número de profesionales: terapeutas, maestros, músicos y maestros espirituales.
En particular, hacen uso de estas herramientas muchos psicoterapeutas, masajistas y expertos de meditación y terapias contra el estrés.
También se utilizan a menudo para tratar el trastorno de estrés postraumático.
En algunas partes del mundo son muy populares en las escuelas para facilitar las actividades de grupo y centrar la atención de los estudiantes.
Historia  y tradición de los cuencos cantores:
Históricamente el cuencos canto proviene de Asia, en particular de Nepal, China y Japón. Son muy semejantes a las campanas decorativas que se hacían a lo largo de la ruta de la seda, desde el Próximo Oriente asiático occidental. Hoy en día se producen principalmente en Nepal, India, Japón, China y Corea. El tipo más conocido es la que proviene de la región del Himalaya  hecho por el cual son llamados los cuencos tibetanos.
 En la práctica budista tibetano, los cuencos se usan como señal para comenzar y terminar las sesiones de meditación. Algunos practicantes, especialmente los budistas chinos utilizan estas campanas para acompañar el instrumento llamado “pez de madera” durante las oraciones, golpeando la campana en el instante exacto cuando se recita una frase en particular.

div>En Japón y Vietnam, los cuencos cantores se utilizan de manera similar durante las oraciones y también pueden marcar el paso del tiempo o la transición de una actividad a otra, por ejemplo, de la meditación sentada a la que se hace caminando. En Japón, las campanas se utilizan durante los rituales funerarios y culto a los antepasados. Cada templo japonés tiene un cuenco. Pero en todo el mundo las campanas se colocan en todas partes, en los altares o en las salas de meditación.

 

Las tradiciones escritas y orales de las regiones del Himalaya son ampliamente conocidos en Occidente, pero no se conocen textos sobre los cuencos. Las informaciones que hay, son de hecho bastante recientes. Sin embargo, es posible observar estas campanas en algunas obras de arte que datan siglos atrás, como pinturas y estatuas. Hoy en día, algunos maestros venerables (Rimpoche) y los monjes utilizan las campanas en monasterios y centros de meditación. También hay colecciones privadas de campanas tibetanas que datan del siglo XV. Esta tradición puede remontarse a los tiempos antiguos, es decir, desde que comenzó a construir instrumentos con el bronce. Algunas campanas de bronce de Asia vienen de  VIII – X siglo antes de Cristo, mientras que las campanas de Himalaya son antecedentes al siglo XII dC (Feistein, 2011).

Tocar el Cuenco Cantor

Para tocar el cuenco tibetano no es necesario tener conocimientos de música. Tan solo con unas simples instrucciones y práctica se puede llegar a obtener un sonido limpio que produce grandes beneficios terapéuticos. El Cuenco viene con el mazo para tocar. Beneficios Producen una serie de armónicos que inducen a la mente a un estado meditativo con el que se puede experimentar grandes cambios como claridad mental, aumento de la creatividad, una excepcional concentración, mayor visión de futuro y sobre todo la sensación de paz. Nos da como resultado un ser más productivo, creativo, centrado, dichoso, sereno, equilibrado, teniendo paz consigo mismo.